sábado, 25 de agosto de 2012

Un informático en el lado del mal. Dibujando con Samsung Galaxy Note 10.1 y Android

Un informático en el lado del mal. Dibujando con Samsung Galaxy Note 10.1 y Android


Dibujando con Samsung Galaxy Note 10.1 y Android

Posted: 24 Aug 2012 11:23 PM PDT

Desde hace unas dos semanas he aparcado mi iPad para probar la Samsung Galaxy Note 10.1, que desde que la probé unos minutos me moría de ganas por jugar con ella. Es cierto que aparte de las características que trae especiales para los que nos gusta dibujar, también quería probar en serio Android, así que me he puesto manos a la obra a ver si consigo sacarle partido en serio.

Figura 1: Samsung Galaxy Note 10.1

Lo que más llama la atención de esta tablet es la existencia de un lápiz que te permite dibujar más cómodamente. La gracia es que cuando dibujas con el lápiz, se deshabilita la posibilidad de manejar el interfaz con el dedo o la mano, lo que permite algo tan natural como apoyar la mano en la tableta mientras dibujas. Esto es lo primero que quería probar, así que nada más tenerla, lo primero que hice fue comprar Autodesk SketchBook Pro para Android, que cuesta 3.82 € - la aplicación con la que os expliqué cómo hago los No Lusers - , y me puse a hacer mi primer dibujo para testearlo. 

Lo hice rápido y corriendo, intentando cambiar los hábitos de dibujar con el dedo a dibujar con el lápiz. No me fue difícil - aunque sigo dibujando igual de mal que la tablet no hace magia - , pero descubrí que el programa tenía algunas carencias en la versión Android respecto a lo que yo estaba acostumbrado en la versión iOS y respecto a lo que podría sacar partido en esta tablet.

Figura 2: No Lusers dibujado con Samsung Galaxy Note 10.1

En primer lugar el programa está escrito en Java, y la sensibilidad es un poco distinta ya que el programa no es exactamente igual, pero aquí no parece que haya mucho que hacer. En segundo lugar, una de las decisiones de la versión para Android es que no permite rotar la pantalla y ponerlo en modo vertical, lo que hace que cuando estás dibujando en ese sentido necesites manejar los menús lateralmente. En tercer lugar la aplicación no permite deshabilitar definitivamente el manejo con el dedo, lo que en momentos puntuales hace que lo toques involuntariamente cuando estás dibujando con el lápiz a pesar de que la tablet desactiva el dedo cuando el lápiz está a menso de 2 centímetros. En cuarto lugar hay que ponerle un negativo al no usar los 512 niveles de sensibilidad en la presión con el lápiz que permite la pantalla de Samsung Galaxy Note 10.1. Por último, al ir a probar el texto noté que solo hay dos tipografías con sus versiones italic y bold, lo que me dejaba muy poco juego con los textos.

Para probar los niveles y la sensibilidad del lápiz, fui a utilizar la herramienta de notas S-Note de Samsung con la que viene la tableta, y la verdad es que es una pasada. La sensibilidad del lápiz engancha. Es una lástima que le falten capas y alguna herramienta más de dibujo, porque dibujar en ella con el poquito peso que tiene esta tablet es una gozada.

Figura 3: Dibujo hecho con S-Note en la Samsung Galaxy Note 10.1

Además la tablet viene con Adobe Photoshop Touch y Polaris Office, para poder jugar con las fotos, dibujos y los documentos Office así que hay que ponerle ahí una buena puntuación. Sin embargo, no me resistía con el tema de las tipografías. Supuse que era un tema del sistema operativo, así que me fui a buscar alguna herramienta en Google Play para ver si podía ampliar el espectro de fuentes, y entonces descubrí una de las cosas que menos me ha gustado en Android: Los permisos de las aplicaciones.

Figura 4: Permisos necesarios para instalar Fontomizer SP

Entiendo que algunas aplicaciones necesiten estos datos, pero me ha sorprendido ver con qué facilidad se solicita el permiso de hacer llamadas de teléfono, incluso aunque suponga la generación de un coste al usuario. Por supuesto no instalé esta aplicación, por precaución, a pesar de que es que recomiendan en muchos sitios. Lo más curioso es que aplicaciones comunes, como Google Maps, de repente solicitan también una buena cantidad de permisos, y entre ellos el mismo que me había solicitado la aplicación anterior, para hacer llamadas incluso acarreando costes al usuario.

Figura 5: Permisos necesarios de Google Maps

A pesar de los permisos y de Java, la tablet es super-juguetona,  y la política de Android es distinta a la férrea dictadura de iPad, por lo que se permite hacer llamadas de teléfono desde la tablet, usarla en esquemas de Internet Tethering para tu PC o instalar los emuladores del MAME, algo que en iPad está totalmente  prohibido y siempre me molestó. 

Figura 6: Dibujando en Samsung Galaxy Note 10.1 con una app de graffiti 

Voy a seguir jugando mucho con ella, y ya os iré contando más sobre Android e iréis viendo algunos No Lusers dibujados ya con la Samsung Galaxy Note 10.1 en el futuro.

Saludos Malignos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigue todas las entradas por email